Se trata de un edificio de cuatro plantas, situado en el distrito de Sant Gervasi, cuya planta baja acogerá las actividades sociales, educativas y artísticas y relacionadas con los derechos y las libertades de las entidades con las que trabaja la fundación.

“Es un espacio que ponemos a disposición de las entidades, con el objetivo de que sea un punto de encuentro entre diferentes luchas que a menudo no interactúan, pero también queremos que sea un espacio empoderador”, ha asegurado Vaquer, que ha manifestado su voluntad de que el edificio “sea de las entidades” con las que ya trabajan y “de las que un día puedan implicarse”.

Según la fundación, el espacio está concebido como “un lugar abierto para exhibir proyectos artísticos, culturales y sociales” que tengan relación con los ámbitos de actuación de la Open Society Foundations: la lucha contra las discriminaciones, las libertades civiles, el control del poder y la innovación participativa.

Vaquer ha destacado la importancia de “poner el acento en la discriminación del pueblo gitano, de las personas migradas, de los musulmanes y también de los ‘afrodescendientes” y ha subrayado las actuaciones alrededor de las libertades civiles, que quieren poner atención a temas como los abusos en política antiterrorista, en las malas prácticas policiales o en la situación de los ‘alertadores’, funcionarios que denuncian la corrupción.

.

FUENTE: LA GACETA