George Soros dicta las políticas migratorias mundiales

Cuando George Soros anuncio que iba a invertir 500 millones de dólares en el asentamiento de refugiados en Occidente, numerosos medios alabaron su generosidad y destacaron su labor social con los más necesitados. Nada más lejos de la realidad. El magnate ha demostrado que la clave económica es la “única interesante” en la crisis migratoria y una sonrojante carta publicada en el New York Times así lo atestigua.

“El mundo se ha visto afectado por un aumento de la migración forzada. Decenas de millones de personas están en movimiento huyendo de guerras o situaciones de riesgo”. El magnate comienza así su misiva dando a entender que la crisis de refugiados es “inevitable” y que las grandes potencias sólo pueden aceptar la situación y comenzar a tomar medidas para recibir a millones de personas procedentes de otro continente. Un argumento que ha sido rebatido en numerosas ocasiones por Viktor Orban, el dirigente húngaro que se ha negado a aceptar el sistema de cuotas impuesto desde la UE.

“Soros es el tipo de persona que siempre apoya todo aquello que debilita a los estados nacionales, siempre apuesta por favorecer aquello que cambia el estilo de vida tradicional europeo”, aseguró Orbán acerca una de las figuras internacionales con más presencia en aquellos ámbitos claves para las élites económicas. El magnate asegura que “es el momento de implementar políticas efectivas para manejar el flujo creciente y ayudar a las personas que huyen de sus países”. Soros habla del “fracaso colectivo”, pero merece la pena recordar que él, teóricamente, nunca ha formado parte de ningún equipo de gobierno.

El millonario lleva más de un año aportando financiación -unos 11 millones de euros- a la campaña de la líder demócrata Hillary Clinton a la Casa Blanca. Y claro, sus ideas han empezado a calar en la exsecretaria de Estado que ha defendido públicamente las fronteras abiertas, el gobierno internacional y un incremento de la migración musulmana a Europa.

El mito del migrante económico

En su misiva, Soros habla del “beneficio comprobado que una mayor integración podría traer”. Una frase muy reveladora del magnate, que no tuvo reparos en atacar la libra esterlina para obtener un beneficio cercano a los mil millones de dólares en 1992. El “beneficio comprado” es, sin embargo, muy relativo en el ámbito económico. Angela Merkel esgrimió este argumento para defender Welcome Refugees, pero las cifras le han dado la espalda. Ni siquiera los empresarios del DAX han apostado por contratar refugiados dada “su baja cualificación y el desconocimiento del idioma”.

El argumento del migrante económico también ha sido adoptado por la ONU. Naciones Unidas, que desde el comienzo de la crisis de refugiados ha abogado por la acogida masiva de ciudadanos, asegura ahora que España deberá recibir a 12 millones de inmigrantes -unos 240.000 al año- hasta 2050 para mantener su actual fuerza de trabajo. Las estimaciones de la División de Población subrayan que, junto al resto de países de la UE, España se verá abocada a recurrir a mano de obra extranjera para conservar sus cifras de población. Es cierto que el suicidio demográfico español es notable pero no parece claro si la solución está en la acogida masiva, mientras se promueven políticas contrarias a la natalidad y la familia.

“Los gobiernos deben desempeñar el papel principal mediante la creación y el mantenimiento de una infraestructura física y social para los migrantes y refugiados”, prosigue Soros, que no tiene pararos en decir a los gobiernos de cada país lo que deben hacer, pues para eso va a destinar tanto dinero a los refugiados. Las intenciones del magnate financiando el asentamiento tienen poco que ver con el deseo de muchos de los recién llegados, que insisten en regresar a sus países de origen una vez finalizado el conflicto.

Campaña de financiación

El objetivo del rostro más visible del globalismo mundial era comenzar una campaña con “iniciativas de impacto social y negocios creados por refugiados y migrantes”. Es decir, entregar cierta cantidad de dinero a cada recién llegado que presente un proyecto de empresa “viable y sólido”. “Se pretende que estas inversiones tengan éxito. Pero nuestro objetivo prioritario es crear productos y servicios que de verdad beneficien a los migrantes y las comunidades de acogida”, explicaba Soros. Sus declaraciones pillaron por sorpresa a algunos inversores, que cuestionaron el verdadero objetivo del magnate con su plan económico.

“Entregar tanto dinero sin garantía de éxito es, cuanto menos, sospechoso”, aseguraron. Sin embargo, según Soros, que también se ha encargado de financiar el secesionismo catalán, el gran objetivo era “crear conciencia social”.

FUENTE: INTERECONOMÍA

Un comentario en “George Soros dicta las políticas migratorias mundiales”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s